Remote Viewers

paranoias en general

El principio de Dilbert (IV)

 idiota.jpg

Te estás preguntando si el principio de Dilbert habla de ti, ¿verdad? Un pequeño test:

 

1-¿Piensas que cualquier cosa que no entiendes debe ser fácil de hacer?

 

2-¿Sientes la necesidad de explicar porqué beneficio es la diferencia entre ingresos y costes?

 

3-¿Crees que los empleados deben dejar los funerales para las vacaciones?

 

4-Cuando alguien te mira con cara desencajada porqué no ha entendido lo que has dicho, ¿repites lo mismo más alto y despacio?

 

Si la mayoría de respuestas son sí, felicidades, te espera un futuro de stock options.

 

La solución: humillación

 

La moral de los empleados es un tema delicado. Los empleados contentos trabajan más duro sin pedir pagas extras, pero si están demasiado contentos, se les expande el ego. La mejor combinación es felicidad pero baja autoestima. Para ello, los negocios, a lo largo de la historia, han desarrollado una serie de métodos: hacer esperar al empleado, cubículos, muebles, uniforme…

 

Cubículos:

Son un constante recuerdo a los empleados de su contribución marginal a la compañía. Nunca he visto un folleto de un fabricante de cubículos, pero creo que debe decir cosas como estas:

Techo abierto con lo que no te pierdes ni un sonido a tu alrededor!

Pequeños para que disfrutes del olor de tus compañeros de trabajo.

Ninguna ventana que distraiga

Disponible en gris o marrón

Movible, y con percha!

(continuarà) 

Octubre 12, 2007 - Posted by | Economía

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: